ranking Executive MBA forbes España MBA online Seguros de autos Seguros de vida Seguros online Hosting Hosting Recuperación de datos. Recuperación datos. Aprender ingles en linea

Pasaron 8 Meses De Su Operación, El Niño Hindú Que Recibió Una Cirugía Reconstructiva de Cuello Lamentablemente Ha Muerto...

Mehebdra Ahirwa ya que estaba comenzando a vivir de nuevo. Luego de 13 años de vivir con un mal ene el cuello, una mujer se conmovió con su historia y quiso ayudarlo. Pero por desgracía, tuvo poco tiempo para poder disfrutar de su nueva vida.


Por primera vez en su vida, Mahendra estaba comenzando a interactuar con otros chicos de su edad. Quiso ir a la escuela, conseguir un empleo y ayudar a su familia. “Quiero jugar y leer muchos libros. Nadie más me molestará”, contó en su momento.

El doctor Rajagopalan Krishnan, quien participó en la cirugía reconstructiva, explicó las posibles causas del fallecimiento: “Quizá tuvo un evento cardiaco o pulmonar masivo, a menudo no hay síntomas premonitorios en estos casos. Era uno de los niños más valientes que había visto”. Para este médico, el caso de Mahendra le cambió la vida. “Para mí, la alegría y la sonrisa en su rostro luego de la operación fue uno de los momentos más importantes en mi decisión de operar niños con desórdenes espinales”, contó.

Mahendra nació con miopatía congénita, un raro mal que le afectaba los músculos del cuello y le impedía sostener la cabeza, la cual estaba girada 180 grados. En varias ocasiones, debido a complicaciones para respirar y comer, estuvo a punto de morir. Su historia fue llamando la atención de los medios, hasta llegar a oídos de Julie Jones, una empleada de escuela secundaria en Liverpool, en el Reino Unido. La mujer abrió una petición en el portal de donaciones Crowdfunder, en la que pudo recaudar más de 12 mil 400 dólares.

Aunque la operación fue un éxito y Mahindra había comenzado a vivir de nuevo, lamentablemente falleció en casa y sus restos fueron cremados durante una ceremonia hindú tradicional.



Y a ocho meses de la operación, el chico hindú murió en casa, en silencio y sin ningún dolor. “Después de almorzar, quiso ver televisión. Me pidió que le frotara el pecho porque estaba tosiendo. Dejó de moverse y enseguida murió. Caí al piso y lo abracé fuertemente. No quería dejarlo ir. Tenía tantos planes y sueños”, refirió su madre, Sumitra.

Muchos aseguran que así podrá dejar de sufrir, sin duda una lamentable noticia.

>